Colofón

“...a través del registro de memorias inciertas, necesariamente selectivas y mutantes, y con el trasfondo de una historia de exiliados de la guerra española en Chile entreverada con la de sus hijos que, cuarenta años más tarde, hacen su propio camino al exilio, Grosellas (el nombre proviene de una baya agridulce) urde una trama de esperanzas, sueños, pesadillas, abusos, sobrevivencias, búsquedas, amores y odios en una espiral que, con sus variaciones, parece repetirse hasta el infinito... Por otra parte, en lo más fundamental y quizás ese sea su tema principal, Grosellas es un entramado de varias historias de amistad y de solidaridad”.

Víctor Zenobio Molina

El Diario de la Villa








Agradecimientos
En un momento u otro varios
de mis amigos y amigas han leído
una u otra versión de Grosellas,
brindándome apoyo, aliento y
muchas sugerencias. A ellos y a ellas,
a Luis Henríquez Jaramillo,
a Rodrigo Erazo Reyes,
a Carolina Barreira
a Elena Águila Zuñiga,
a Carmen Durán, a Amy Kaminsky, a Pat Pheifer
a Ann Fox
y,
por sobre todo,
a Ronna,
les ofrezco aquí mi público
agradecimiento.
Por supuesto, eso no significa que
las partes buenas no sean cosa
mía; las otras, también...
RSF







© 2014 - 2020, Román Soto Feliú.
All rights reserved.
Puedes leer el texto y compartirlo con tus amigos o amigas, proporcionándoles un enlace a esta página;
no puedes reproducirlo o cambiarlo de ninguna manera ni usarlo con fines comerciales.

grosellas@tngnt.com