Grosellas

Sobre Grosellas

Grosellas es un proyecto narrativo, siempre inacabado y abierto, que abarca un conjunto heterogéneo de cuentos, diálogos, cartas, notas, comentarios y fragmentos de diarios interconectados en torno a tres personajes ficticios principales: Montserrat (Monche) Esperanza Mestre, Viviana Altman y Elvira Codulá; la primera y la última, hijas de exiliados españoles en Temuco, y la segunda descendiente de inmigrantes alemanes.

Grosellas es el producto de una larga conversación conmigo mismo y con cuatro o cinco de mis más cercan@s amig@s. Osvaldo dice que Grosellas es mi forma de acortar mi distancia física y espiritual con Temuco. Aunque ni de lejos la única, es una buena manera de describirlo. Por su parte, Víctor Zenobio Molina ha escrito que “...a través del registro de memorias inciertas, necesariamente selectivas y mutantes, Grosellas urde una trama de esperanzas, sueños, pesadillas, abusos, sobrevivencias, búsquedas, amores y odios en una espiral que, con sus variaciones, parece repetirse hasta el infinito.” Agrega luego que “ en lo más fundamental y quizás ese sea su tema principal, Grosellas es un entramado de varias historias de amistad y de solidaridad”. Vale. Demás está decir que no soy ninguno de los personajes presentes en el texto, aunque quizás pueda decirse que me he parcialmente desdoblado en tres o cuatro de ellos.

Los versos que Elvira le lee como suyos a Ramiro en la librería Círculo son, en la vida real, parte de un poema escrito años más tarde por Carmen Soto Feliú. Los versos que Carlos Labarca le lee a Elvira en su torrecilla de calle Francia el 12 de mayo de 1965 están tomados de El collar de la paloma del poeta arábigo Ibn Hazm de Córdoba. Otros versos son de Gabriela Mistral, de Federico García Lorca y de Delmira Agustini.

Las jotas aragonesas que cantan Ernesto y Engracia en el Centro y el pasodoble que canta César Ramos en la fiesta de Regina son ya parte del repertorio tradicional. La jota de picadillo que canta Ernesto la encontré en la compilación de Alan Lomax disponible en la Biblioteca del Congreso en Washington, D. C. La compilación está disponible también en el disco compacto “The Spanish Recordings: Aragón & Valencia”, editado por Rounder Records Corp.

Las frases subrayadas con lápiz mencionadas por Viviana Altman pertenecen a Virginia Woolf y a Antoine de Saint Exúpery, respectivamente. Casi perdidos en varias partes de Grosellas hay versos plagiados del Cantar de los cantares dicen que de Salomón y del Cántico espiritual de Juan de la Cruz. Anticipándose casi 35 años, el 17 de diciembre de 1969 Viviana cita una canción de “La oreja de Van Gogh”. El chiste que cuenta Tomasa en la fiesta de Regina me lo contó hace años mi amigo Ken Kaminsky.

Los numerosos epígrafes al comienzo de cada sección intentan modular la lectura y los he incluido aquí siguiendo la doctrina del fair use. Por supuesto, no indican ninguna aprobación por parte de sus autores (que no han sido para nada consultados). Al menos tres de estos epígrafes son ficticios.

Además de los posibles anacronismos involuntarios que todavía no he descubierto y el que se refiere a la canción “Nadie como tú” ya mencionado más arriba, me he permitido otros cinco a propósito. El sábado 18 de octubre de 1969, Elvira y Aníbal aluden a la canción “Eres tú” de Mocedades que no saldrá sino hasta muchos años más tarde. Cuando Ramiro viaja a Santiago en marzo de 1971, encuentra fácilmente una habitación en la pensión de Elvira, porque un estudiante de Veterinaria se había marchado a su casa en Osorno, cansado de esperar que los momios terminaran la toma de su escuela. En la vida real, la toma de la Escuela de Veterinaria (y otras) no ocurrió sino hasta mediados del 71, es decir, meses más tarde. La obra Nos tomamos la Universidad de Sergio Vodanović es de 1969, dos años más tarde de lo que insinúa Elvira en su soliloquio. La historia parece implicar que Elvira y Ramiro vieron la película Salmo rojo a mediados de 1971; en verdad, la película de Miklós Jancsó es de 1972, no pudiéndose entonces estrenar en Santiago antes de fines de ese año o comienzos del 73. Monche escribe que ha terminado de leer Juan Salvador Gaviota el 30 de noviembre de 1969. En realidad Richard Bach publicó su libro en 1970..., pero Monche lo habría leído si se hubiera publicado meses antes.

Por lo demás, que no quepa duda alguna que Grosellas es una obra de ficción. Todos los nombres, aun los que se parecen a los de personas reales, son imaginarios.

R. E. S. F.
Saint Paul, Minnesota-Madrid, España
Agosto de 2010-noviembre de 2022

Última modificación: 9 de julio de 2022.



© 2014 - 2022, Román Soto Feliú.
All rights reserved.
Puedes leer el texto y compartirlo con tus amigos o amigas, proporcionándoles un enlace a esta página;
no puedes reproducirlo o cambiarlo de ninguna manera ni usarlo con fines comerciales.